Toyota Mirai

Toyota lanzó el Mirai, su primer sedán de producción impulsado a hidrógeno

Toyota Mirai

Toyota Motor Corporation lanzó el Mirai, su nuevo vehículo impulsado a hidrógeno, cuyo nombre significa Futuro en japonés. Este sedán saldrá a la venta el 15 de diciembre en Japón y en 2015 comenzará a ser comercializado también en Europa y EE.UU.

El Mirai fue desarrollado a partir del concept Toyota FCV y anuncia el inicio de una nueva era en la movilidad vehicular, la cual sólo emite vapor de agua.

Toyota Mirai

“Empleando el hidrógeno como combustible para generar electricidad, el Mirai alcanza un rendimiento medioambiental superior con un rango de autonomía de un sedán convencional (unos 480 km), combinado con la funcionalidad y el placer de conducción que se espera de cualquier vehículo”, resalta Toyota.

El Mirai es un sedán importante: mide 4.890 mm de largo; 1.815 mm de ancho; 1.535 mm de alto y cuenta con una distancia entre ejes de 2.780 mm; su peso total, en tanto, es de 1.850 kg. Además es fácilmente reconocible por tener un (polémico) diseño futurista.

Toyota Mirai

Por otro lado, Toyota destaca a su favor “una conducción apasionante gracias a la estabilidad superior que proporciona su bajo centro de gravedad y una aceleración silenciosa pero potente gracias a su motor eléctrico”.

Alcanza una potencia máxima de 114 kW, unos 155 cv y un torque neto de 335 Nm, algo que le permite lograr una velocidad máxima de 175 km/h y acelerar de 0 a 100 km/h en 9,6 segundos. Y quizás los más interesante sea que el reabastecimiento es similar al de un auto tradicional y demanda unos 5 minutos.

Toyota Mirai

Cómo funciona
El Mirai utiliza el sistema de celdas de combustible conocido como “Toyota Fuel Cell System (TFCS)”, el cual incorpora tecnología de celdas de combustible y tecnología híbrida, e incluye el nuevo diseño “FC Stack” y los depósitos de hidrógeno a alta presión patentados por Toyota.

El TFCS es más eficiente desde el punto de vista energético que los motores de combustión interna y no emite CO2 ni contaminantes. Además, los conductores pueden esperar el mismo nivel de comodidad que la que ofrecen los vehículos con motor de combustión, con una generosa autonomía y un tiempo de recarga de hidrógeno de unos tres minutos (medido al recargar en una estación que suministre hidrógeno a una presión de 70 MPa a una temperatura ambiente de 20°C).

Se puede generar hidrógeno a partir de una amplia variedad de recursos naturales y de subproductos creados por el hombre, como lodos de depuradora. También se puede crear a partir del agua, empleando fuentes de energía renovables como la solar y la eólica. Al comprimirse, tiene una mayor densidad energética que las baterías, y es relativamente fácil de almacenar y transportar, por lo que también ofrece expectativas de un posible uso futuro en generación energética y un amplio abanico de otras aplicaciones.

Detalles de su ingeniería
La celda de combustible de hidrógeno es el “corazón” del Mirai, ya que en su interior el hidrógeno se mezcla con el oxígeno por medio de electrólisis. En este proceso se produce electricidad y como residuo se genera vapor de agua.

La electricidad generada se almacena en una batería de níquel e hidruro metálico que a su vez alimenta al motor eléctrico, el cual mueve las ruedas. Sin embargo, en ciertos momentos, la propia pila de combustible puede alimentar directamente al motor eléctrico.

El hidrógeno se almacena a alta presión (unos 700 bares) en dos depósitos que tienen una estructura de tres capas hechas de plástico reforzado con fibra de carbono, que van colocados debajo los asientos traseros y por detrás del eje posterior.

Toyota Mirai

Máxima seguridad
El Toyota Mirai fue diseñado pensando en la seguridad, partiendo de la premisa básica de asegurar que no haya pérdidas de hidrógeno, y en el improbable caso de que se produzcan, garantizar la detección y detención inmediata de las mismas mediante sensores, y evitar que se acumule (mediante el cierre automático de válvulas) en la carrocería del vehículo.

Además, los depósitos de hidrógeno y otros componentes relacionados con el hidrógeno están ubicados fuera del habitáculo, de forma que si hay pérdidas de hidrógeno, este se disipe fácilmente.

El uso de características tales como una estructura que dispersa y absorbe con eficiencia la energía en caso de impacto entre varios componentes, asegura un elevado nivel de seguridad ante impactos.

El bastidor del Toyota FC Stack está hecho de un nuevo plástico reforzado con fibra de carbono termoplástica que absorbe los impactos de baches en la ruta u otras interferencias.

El Mirai incorpora además: Sistema Precolisión con radar de ondas milimétricas; Sistema de Aviso de Cambio Involuntario de Carril; Control de Arranque y Conducción; Control de Ángulo Muerto.

Toyota Mirai