Vivimos la Fórmula E de la mano de Michelin,

Vivimos la Fórmula E de la mano de Michelin, proveedor oficial de la categoría “verde” de la FIA

Gracias a una invitación de Michelin Argentina, pudimos vivir desde adentro el segundo e-Prix de la Fórmula E en Buenos Aires, que nuevamente tuvo lugar en las calles de Puerto Madero.

Michelin, como único proveedor oficial de la categoría, equipa a los autos participantes y presta servicio de asistencia, mientras los especialistas toman nota sobre las conductas de los neumáticos y sus reacciones ante las complejidades del circuito.

Vivimos la Fórmula E de la mano de Michelin,

Como ya hemos contado anteriormente, la Fórmula E representa un laboratorio de pruebas en el que los especialistas de la marca francesa de neumáticos investigan, recogen y analizan datos, y buscan nuevas estrategias de optimización de las unidades que contribuyan a acelerar el desarrollo de los próximos neumáticos para el mercado masivo de autos y camionetas.

Por otro lado, la manera en la que fue ideada el reglamento de la categoría impone una serie de desafíos ya que los autos sólo tienen un juego de neumáticos que deben durarles el día entero, incluyendo la práctica, calificación y carrera. De esta forma, y a diferencia de otras categorías, deben adaptarse a todo tipo de condición de piso y cambios eventuales del tiempo.

De esta manera se utiliza un reducido número de neumáticos comparado con otras carreras: 160 neumáticos para 40 autos versus los 1.500 neumáticos para la misma cantidad de autos en el rally mundial (WRC).

A esto se suma la medida particular de los neumáticos, que son de 18″ (245/40R18). Michelin siempre demostró su preferencia por autos de carrera que utilizan ruedas y neumáticos de tamaño similar a los de calle para transferir la tecnología de la pista de carrera. Al adoptar ese tamaño en los Pilot Sport EV de la Fórmula E, posibilita realizar un testeo efectivo para la siguiente generación de neumáticos para el mercado masivo.

Vivimos la Fórmula E de la mano de Michelin,

La segunda razón, explican los especialista de la marca, tiene que ver con investigaciones sobre la eficiencia energética; un neumático con una baja banda lateral está sujeto a menor deformación al correr, lo que reduce el impacto y el consumo de combustible.

Los Pilot Sport EV ya demostraron en la temporada inicial de la Fórmula E que no precisaron cambios ni alteraciones de cara a la segunda temporada. Ofrecen un máximo rendimiento en suelo seco y mojado, una gran durabilidad y esto se combina con el cuidado del medio ambiente.

Su particular diseño y compuestos utilizados garantizan una menor resistencia de rodamiento: el 20% de la energía que consume un auto corresponde a los neumáticos, y esta cifra asciende al 30% cuando se trata de vehículos eléctricos. Reducir la resistencia al rodamiento del neumático equivale a menor consumo de energía y como consecuencia, menos consumo de combustible.

Vivimos la Fórmula E de la mano de Michelin,

A eso se suma una menor masa, que implica que se requiere menos energía para moverlo; Michelin busca reducir el peso de los neumáticos, y al mismo tiempo mantener e incluso mejorar su performance. Y una mayor duración, ya que cuanto más larga sea la duración del neumático, será menor la cantidad de neumáticos consumidos durante la vida útil del auto.

Vivimos la Fórmula E de la mano de Michelin,